Recomendaciones Comisiones Asesoras Presidenciales

a) “Trabajo y Equidad”, convocada por la Presidenta Michelle Bachelet el 2008, recomienda:

Transitar gradualmente a un esquema en el que las salas cunas son financiadas con impuestos generales, eliminando la obligación de las empresas que contratan a 20 o más mujeres de proveer o financiar el servicio a quienes tienen hijos menores de 2 años.

Promover la compatibilización del horario de las salas cunas, jardines infantiles y educación escolar básica con el de las jornadas laborales de trabajadores y trabajadoras.
Objetivos de la Propuesta:

1) Elevar la tasa de incorporación de las mujeres al mercado laboral, mediante mecanismos que reduzcan los costos asociados al cuidado infantil, tanto en términos monetarios como de su disponibilidad.

2) Fomentar una mayor demanda de trabajo de mujeres por parte de las empresas, disminuyendo el costo relativo asociado a la contratación de mujeres en edad fértil.

3) Facilitar reinserción de la mujer a su trabajo luego del nacimiento del niño, mediante la provisión de más servicios de cuidado infantil.

4) Moverse hacia sistemas de financiamiento en los que toda la sociedad se responsabiliza por el cuidado infantil.

b) “Mujer, Trabajo y Maternidad” convocada por el ex Presidente Sebastián Piñera el 2010, recomienda:

Derogar el artículo 203 del código del trabajo y reemplazarlo por un sistema que garantice el acceso al cuidado infantil de salas cuna a través de una modalidad subsidiada por el estado para todos los menores de dos años cuyos padre y madre (ambos, en hogares biparentales) pertenezcan a la fuerza de trabajo y deseen hacer uso de esta opción:

1) Que el financiamiento sea de carácter tripartito y solidario: con contribución del estado y de las empresas según nivel de actividad y familias con capacidad de pago –no las más vulnerables- y realicen un aporte por medio de un copago entregado directamente al proveedor, determinado por la diferencia entre el precio de la sala cuna y el aporte fiscal, aumentando según los recursos del hogar. Que el financiamiento de las familias más vulnerables sea de cargo del estado. Que las empresas aporten según su nivel de actividad, eximiendo de la obligación a las más pequeñas.

2) Que la provisión del servicio se realice a través de un sistema de libre elección de un conjunto de oferentes acreditados, incluyendo a la Junji, Integra, proveedores privados y comunitarios, de manera que la familia elija la opción que más les acomode.

3) Que se derogue el artículo 203 del Código del trabajo que establece la obligación de las empresas o complejo industrial con veinte o más trabajadoras de tener o pagar salas cunas a fin de que las madres puedan dar alimentos a sus hijos menores de dos años y donde puedan dejarlos mientras trabajan. Que esta norma sea sustituida por una contribución que realicen todas las empresas elegibles a través de un esquema que desvincule el costo de la contratación de la maternidad.

4) Que si bien el mandato de la Comisión se circunscribe al cuidado en salas cuna a menores de dos años, el sistema de cuidado debería extenderse a niños(as) entre dos y cuatro años.

c) “Comisión Presidencial Pensiones” convocada por la Presidenta Michelle Bachelet el 2015, recomienda:

Incrementar la cobertura de educación inicial de calidad (salas cunas y jardines infantiles), facilitando la inserción laboral femenina:

La propuesta propone incrementar las salas cunas y guarderías a nivel nacional. El principal efecto directo de esta propuesta sería el aumento de la densidad de cotizaciones para las mujeres que abandonaban el mercado laboral durante 2 años producto del no acceso a las salas cunas y guarderías.

El impacto del aumento de la densidad de cotizaciones se traduce en un aumento de la pensión autofinanciada. Considerando que la sala cuna cubre a niñas y niños entre 84 días y 2 años, y, considerando que el postnatal es de 6 meses, el aumento teórico máximo directo de la densidad de cotizaciones producto de esta medida será la diferencia entre los 6 meses y los 2 años. Es decir, 18 meses adicionales de cotizaciones para la mujer que abandonaba el mercado laboral producto de no encontrar una sala cuna para su hija o hijo.

Para una mujer que cotiza entre los 25 y 60 años, tiene un solo embarazo a los 27 años, asumiendo una rentabilidad 4%, un au- mento real de la remuneración del 2% hasta los 55 años y 0% hasta la edad legal de pensión, el aumento de la pensión producto del aumento de la densidad de cotización sería de 12% para una mujer promedio en términos de densidad de cotización.